La idea permanente del saber y del bienestar de la humanidad, que hoy nos parece, aunque discutida, una noción corriente al punto de que muchos de nosotros podemos llegar a creer que ella siempre estuvo allí a disposición del pensamiento, ha sido el producto de un larguísimo proceso histórico que comenzó en la Grecia clásica y sigue hasta nuestros días.

Advertisements