Las ideas agustinianas acerca del tiempo humano y la historia tuvieron una larga vigencia en la sociedad europea hasta más allá del año mil.

Hacia 1150, animadas por el restablecimiento de l comercio con el Oriente gracias a las Cruzadas y protegidas por los reyes de las naciones en formación, las ciudades comenzaron a florecer en todo el Occidente de Europa.

Al hacerse más fluidas y seguras las comunicaciones, los mercaderes, los estudiantes y también los artesanos pudieron transmitir sus experiencias de un lugar a otro del continente, con lo cual sucedieron cambios en las técnicas, las ciencias y los saberes que se advirtieron fácilmente en el curso de una o dos generaciones.

 

Advertisements