La gran prosperidad que conocieron las ciudades italianas hasta mediados del siglo XIV alentó el desarrollo de las artes y las letras en toda la península que había sido cuna del poder y de la civilización romanos durante la Antigüedad.

El progreso en el arte

Miguel Ángel, Leonardo, Brunelleschi, Rafael Santi. Veamos algunas de sus obras. Aquí

El punto de partida de Joaquín de Fiore fue el esquema del tiempo de San Agustín que reconocía como punto de inflexión el nacimiento de Cristo.

Al esquema de las dos edades, la anterior a Cristo, que corresponde al reino del Padre cuando se levantó el Templo de Jerusalén. La posterior a Cristo, en la que éste prevaleció y se formó la Iglesia de Roma.

Joaquín de Fiore agregó la tercera edad, contemporánea a él y que corresponde al Espíritu Santo, en la cual la Iglesia y la humanidad atravesaría un proceso purificador propiciado por las órdenes mendicantes.

La presencia de San Francisco de Asís fue decisiva en esta interpretación.

San Francisco de Asís

San Francisco de Asís

La escuela de Chartres y la filosofía de la naturaleza

Juan de Salisbury escribió que Bernardo de Chartres solía compararnos a enanitos encaramados sobre los hombros de gigantes. Decía que veíamos más y más lejos que nuestros predecesores, no porque tuviéramos más aguda visión o mayor altura, sino porque las gigantescas proporciones de aquellos nos elevan y sostienen.

Las ideas agustinianas acerca del tiempo humano y la historia tuvieron una larga vigencia en la sociedad europea hasta más allá del año mil.

Hacia 1150, animadas por el restablecimiento de l comercio con el Oriente gracias a las Cruzadas y protegidas por los reyes de las naciones en formación, las ciudades comenzaron a florecer en todo el Occidente de Europa.

Al hacerse más fluidas y seguras las comunicaciones, los mercaderes, los estudiantes y también los artesanos pudieron transmitir sus experiencias de un lugar a otro del continente, con lo cual sucedieron cambios en las técnicas, las ciencias y los saberes que se advirtieron fácilmente en el curso de una o dos generaciones.

 

San Agustín de Hipona (354 d. C. Tagares- 430 Hipona)

san-agustin2

Pues más allá de las artes que reciben el nombre de virtudes, y que nos enseñan a emplear nuestra vida correctamente, y alcanzan la felicidad eterna- artes que llegan a conocimiento de los hijos de la promesa y del reino sólo por la gracia de Dios que es Cristo-, el genio del hombre ha inventado y aplicado innumerables artes asombrosas, algunas producidas por la necesidad y otras por la exuberancia de la inventiva, de modo que este vigor de la mente, activa no sólo en el descubrimiento de cosas superfluas sino también en el de las cosas peligrosas y hasta destructivas, presagia la inagotable riqueza de la naturaleza capaz de inventar, aprender y emplear tales artes. (La Ciudad de Dios)

¿A cuán maravillosas y estupendas obras ha llegado la industria humana en materia de vestidos y edificios, cuánto ha aprovechado y adelantado en la agricultura, cuánto en la navegación; (…) en la fábrica y construcción de todo género de vasos, en la hermosa variedad de las estatuas y pinturas; (…) en los teatros (…) para conservar y reparar la salud de los mortales, cuántos medicamentos y auxilios ha descubierto; (…) para declarar y persuadir sus conceptos y pensamientos, cuán gran multitud y variedad de señales, en las cuales tienen el primer lugar las palabras y las letras; (…) con cuánta sagacidad ha comprendido los movimientos, orden y curso de los astros. (La Ciudad de Dios)

La educación de la raza humana, representada por el pueblo de Dios, ha avanzado, como la de un individuo, a lo largo de ciertas épocas o eras que le han permitido irse elevando de las cosas terrenales hacia las celestiales, y de lo visible a lo invisible. (La Ciudad de Dios)

Las reflexiones de Agustín nos ayudan a pensar acerca del tiempo.  Los invito a hacer algunas conexiones en un blog y a leer textos de Borges.

Hemos observado cómo en algunos pensadores griegos y romanos comienzan a gestarse las ideas del crecimiento progresivo de los conocimientos y del desarrollo gradual de la humanidad.  Para los primeros filósofos cristianos (s. II d. C) denominados posteriormente Padres de la Iglesia, aquel desarrollo del conocimiento era también un concepto básico acompañado por dos nociones complementarias:

  • la visión de la unidad de la humanidad entera,
  • y la existencia de una necesidad de origen divino de la historia.

En definitiva, ellos poseían una cierta idea de progreso que consistía en el despliegue, a lo largo de las épocas, de un plan preestablecido por Dios desde el principio de la historia de los hombres.

1° PARTE: Ubicación temporal

1-      Elabore una línea del tiempo que incluya todos los hechos y protagonistas que participaron en el comienzo de le Edad media.

2-      ¿Cuáles son los principales hechos que marcan el comienzo de la Edad Media?

3-      Describa la situación de los filósofos griegos y de la filosofía en ese tiempo.

4-      ¿Cuál fue la importancia de San Agustín y de su obra?

5-      Sintetice la importancia y la obra de Santo Tomás.

Bibliografía: Gaarder, J. El mundo de Sofía. Novela sobre la historia de la filosofía. Siruela.  Capítulo: La edad Media, pp. 177-198

Para leer el texto hacé click aquí

2° PARTE: El conocimiento en la Edad Media

Los invito a ver la película El nombre de la rosa.

Hacé click aquí 

 

 

JENÓFANES O LOS COMIENZOS DE LA CONFIANZA EN EL HOMBRE

Los dioses no revelaron a los hombres todas las cosas desde el principio, pero los hombres, gracias a su búsqueda, encuentran en el curso del tiempo lo que es mejor para ellos (fragmento 16)

ESQUILO: PROGRESO Y CULTURA

Pero, cuántas eran las miserias que afljían a la humanidad, qué poco genio tenían los hombres. fui yo quien hizo sensatos y les dotó de razón … en primer lugar; aunque tenían ojos para ver. No veían, aunque tenían orejas, no oían; sino que, como informes figuras salidas de un sueño, y a lo largo de todas sus vidas, luchaban denodadamente contra todas las cosas en un mundo confuso. No tenían noción de la edificación de casa con ladrillos y vueltas de cara al sol, ni tampoco sabían trabajar la madera; sino que habitaban bajo tierra como las hormigas, en unas cuevas a las que no llegaba la luz. (Esquilo, Prometeo encadenado)

Para leer el mito completo, hacé click acá

LOS FILÓSOFOS GRIEGOS

En el siglo V a. C. el concepto de progreso fue claramente expresado por los sofistas.

Aunque Platón sustentaba el mito de la edad de Oro, en sus obras maduras cambió la manera de pensar. En el libro Las Leyes habla del desarrollo de la humanidad y del progreso de las instituciones a lo largo de grandes períodos de tiempo.

Aristóteles, en la Metafísica dice que lo mejor no se logra sino mediante renovadas tentativas en la sucesión de generaciones. En Política mostraba el paso de la familia al pueblo, luego a la confederación de pueblos hasta llegar al estado dejando en evidencia  su creencia en el progreso político.

LUCRECIO: PROGRESO Y RELIGIÓN

El tiempo de este modo poco a poco trae los descubrimientos de las cosas, y la industria adelanta sus progresos; pues vemos que el ingenio perfecciona las artes sin cesar unas y otras, hasta que logran perfección cumplida. (De rerum natura)

ARQUÍMEDES: TÉCNICA Y PROGRESO

Vitruvio dijo: Con el concurso del cálculo y del conocimiento de los secretos de la naturaleza, han realizado grandes descubrimientos en la mecánica y en la gnomónica, dejando sabios tratados a la posteridad.

SÉNECA

Llegará un tiempo en que lo que hoy está oculto para nosotros se revelará para las futuras generaciones… sabrá el porvenir lo que nosotros ignoramos y se admirará de que hayamos ignorado lo que él sabe…existen misterios que no levantarán sus velos en un día…la naturaleza no entrega a la vez todos sus secretos. La verdad no viene a ofrecerse y a prodigarse a todas las miradas; se oculta y se encierra en lo más profundo del santuario: nuestro siglo descubrirá un aspecto, los siglos venideros contemplarán todos los demás.

EN LA CIVILIZACIÓN GRECO LATINA

A pesar de que la noción predominante del devenir en el mundo clásico concibió el tiempo como un ciclo eterno, construido a partir del modelo de las revoluciones cíclicas de los cuerpos celestes, la idea de que la humanidad progresa continua y gradualmente a lo largo de la historia, desde sus orígenes “atrasados” e “incultos” hacia un mundo mejor, con niveles de civilización cada vez más altos, puede encontrarse por primera vez en algunos pensadores griegos y romanos excepcionales.

No fue el avance de los inventos científicos ni técnicos  lo que llevó a estos pensadores a considerar el progreso de la humanidad, sino una nueva concepción de hombre, nacida de la experiencia histórica, de una ciudad-estado en cuyo gobierno participaban los ciudadanos reunidos en asamblea.

La idea de progreso encierra la convicción de que la humanidad ha avanzado gradualmente en el pasado y que así continuará haciéndolo en el futuro, desde un grado original de ignorancia y de relativa impotencia frente a las fuerzas de la naturaleza hacia estados de conocimiento y de poder sobre el mundo.

Habría que distinguir también entre dos formas principales de entender la dinámica de ese desarrollo gradual de las culturas y las civilizaciones:

  • el progreso se refiere sólo al crecimiento y a la acumulación del saber científico y de la capacidad tecnológica de los hombres,
  • el progreso que realmente importa ha de medirse como un aumento de nuestro bienestar moral y espiritual para alcanzar un estado de felicidad en la tierra.

¿cómo se relacionan ambas perspectivas? la respuesta a esta pregunta no ha sido unánime y en ella reside uno de los debates que ha generado la idea de progreso. 

En este espacio vamos a ahondar en la formación histórica de la idea de progreso, nos limitaremos al ámbito de la civilización europea y occidental, pues fue allí donde parece haberse alcanzado la noción más compleja y de mayores consecuencias acerca del desenvolvimiento paulatino y creciente de las capacidades humanas.

La idea permanente del saber y del bienestar de la humanidad, que hoy nos parece, aunque discutida, una noción corriente al punto de que muchos de nosotros podemos llegar a creer que ella siempre estuvo allí a disposición del pensamiento, ha sido el producto de un larguísimo proceso histórico que comenzó en la Grecia clásica y sigue hasta nuestros días.